Welcome! - Bem-vindo! - Benvenuti! -

Palabras inefables:

Escrito: A Ella Oíd por JulioProvi

¿Sabías que Cristo es una Mujer?

Gracias a nuestros Padres MelquisedecLisbet que nos han dado a conocer sus misterios, los cuales solo pueden ser revelados por nuestra Diosa Madre Cristo Lisbet, Esposa de Dios Melquisedec. La única que nos enseña a conocer a Dios y cómo obedecerle. Escuchando a un “pastor” del sistema religioso predicando sobre la transformación entendí que debía escribir sobre esto. Decía este “pastor” que había que morir para recibir la transformación.
Recordando la explicación que nos dio Cristo Lisbet busqué en Lucas 9:29. Dice este verso, “Entre tanto que oraba la apariencia de su rostro se hizo otra, y su vestido blanco y resplandeciente. 30 Y he aquí dos varones que hablaban con Ella, los cuales eran Moisés y Elías”.
Esto nos indica que Ella allí se transformó, teniendo un cuerpo con vida (no estaba muerta).

Lucas 9:35, “Y vino una voz desde la nube, que decía; Ésta es mi Esposa amada; a Ella oíd”.
¿Por qué están la figura de Moisés y Elías aquí?
Para hacernos entender que NO tenemos que oír a Moisés ni a Elías,porque Dios dice claramente, “Oid a mi Esposa Cristo Lisbet”
(Es que Moisés dio la ley) DIOS dice: A Ella Oíd.
(Pero Elías es el profeta) DIOS dice: A Ella Oíd
(La religión dice que “el Papa es el representante de Dios” en la tierra) DIOS dice: Sólo a Ella Oíd.
(Otros dicen “el pastor” de mi iglesia) DIOS dice: A Ella Oíd.
Lo que Dios nos está mostrando esta bien claro,para que ningún ser humano,tenga el nombre que tenga, nos engañe con sus mentiras. Ya sean “pastores”, “evangelistas”, “curas”, “teólogos,
etc,etc . NO vayan a decir que Cristo les dio ese título,pues ninguno estuvo con Cristo.

Entonces queda claro que nuestra Diosa Madre Cristo Lisbet es La Única que tenemos que oír y seguir, solo de esta manera alcanzarás la Vida Eterna.

Madre, también quisiéramos compartir varios versos del Libro de La Sabiduría, libro apócrifo, que se encuentran en el capítulo 1 y capítulo 2. Aquí podemos leer sobre algunas de las enseñanzas de nuestra Madre acerca de “…hacia dónde va todo ser humano que vea muerte física”.
Capítulo 1
7)Por cuanto el Espíritu del Señor llena el mundo universo; y como comprende todas las cosas, tiene conocimiento de todo, hasta de una voz.
12)No os afanéis en acarrearos la muerte con el descamino de vuestra vida; ni os grangeéis la perdición con las obras de vuestras manos. 13) Porque no es Dios quien hizo la muerte *, ni se complace en la perdición de los vivientes: 14) creó todo a fin de que subsistiera eternamente en su presencia: saludables hizo Él todas las cosas que nacen en el mundo *: nada había en ellas de ponzoñoso ni nocivo: el infierno o la muerte no reinaba entonces en la tierra. 15) Puesto que la justicia es de suyo perpetua e inmortal. 16) Mas los impíos con sus hechos y palabras llamaron a la muerte; y reputándola como amiga, vinieron a corromperse hasta hacer con ella alianza, como dignos de tal sociedad.
Capítulo 2
1) Dijeron, pues, los impíos entre sí, discurriendo sin juicio: Corto y lleno de tedio es el tiempo de nuestra vida; no hay consuelo en el fin del hombre o después de su muerte *: ni se ha conocido nadie que haya vuelto de los infiernos o del otro mundo. 2) Pues nacido hemos de la nada, y pasado lo presente, seremos como si nunca hubiésemos sido. La respiración de nuestras narices es como un ligero humo; y la habla o el alma como una transitoria chispa, con la cual se mueve nuestro corazón. 3) Apagada que sea, quedará nuestro cuerpo reducido a ceniza; y el espíritu se disipará cual sutil aire: desvanecerse ha, como una nube que pasa, nuestra vida; y desaparecerá como niebla herida de los rayos del sol, y disuelta con su calor. 4) Caerá en olvido con el tiempo nuestro nombre, sin que quede memoria de nuestras obras. 5) Porque el tiempo de nuestra vida es una sombra que pasa: ni hay retorno después de la muerte; porque queda puesto el sello, y nadie vuelve atrás.
Estos versos nos confirman todo lo que nuestra Madre Cristo Lisbet nos ha enseñado a través de sus Manás.

Nuestra Madre, Cristo Lisbet dice:
“Por eso yo insto tanto a que me prueben para que crean en mí, y así que no llegues a la tumba. Mi misión es salvarte de la muerte física porque si te mueres, ese será tu fin y punto. Busca la sabiduría de Dios a través de mi palabra para que puedas vencer la muerte. Porque nadie que muere físicamente vence la muerte, sino que es vencido por la muerte. Yo soy tu única salvación, así que más te vale que creas en mí para que no llegues a la tumba y quedes en el olvido. Amén”.

Gracias Madre Amada, Espíritu Santa, siempre vistiendote de lino fino y obras agradables a ti.

Tus hijos, JulioProvi, con temor reverente.