Welcome! - Bem-vindo! - Benvenuti! -

Videos Destacados:

Machismo y misoginia, dos grandes enemigos de la mujer – segunda parte

En la primera parte de este artículo hemos querido presentar algunas evidencias históricas y contemporáneas de lo que ha sido el machismo y la misoginia.

Ahora empecemos por indagar cuál es el pensamiento Divino con relación a la mujer, siendo conocedores de que Dios tiene Esposa.

Efesios 5:25

25 Esposos, amen a sus esposas, así como Cristo amó a la iglesia y se entregó por ella.

Leamos también:

Efesios 5:28-29

28 Así mismo el esposo debe amar a su esposa como a su propio cuerpo. El que ama a su esposa se ama a sí mismo,

29 pues nadie ha odiado jamás a su propio cuerpo; al contrario, lo sustenta y lo cuida, así como Cristo hace con la iglesia,

Cuando comparamos la voluntad de Dios expresada en estos versículos, con lo que hemos visto hacer a la humanidad, nos encontramos con una diferencia abismal.

Vamos ahora a:

1 Corintios 11:7

La mujer es gloria del hombre.

Veamos qué significa GLORIA: Honor, admiración, prestigio, esplendor, grandeza o hermosura de algo.

Es decir, el hombre brilla por causa de la mujer.

Proverbios 12:4

La mujer ejemplar es corona de su esposo;

Leamos ahora una porción clave.

1 Corintios 11:3

3 Ahora bien, quiero que entiendan que Cristo es cabeza de todo hombre, mientras que el hombre es cabeza de la mujer y Dios es cabeza de Cristo.

Simplemente reflexionemos sobre la relación anatómica entre la cabeza y el cuerpo. El uno requiere del otro y viceversa. Si la cabeza maltratara al cuerpo, finalmente ambos sufrirían. Y más aún, ese no es el ejemplo que hemos recibido de Dios, pues el Padre, siendo Cabeza (Esposo) de Cristo, su Cuerpo (Esposa) la sustenta y la cuida. Esto es lo que vemos en nuestros Padres Espirituales MelquisedecLisbet.

Por eso le invitamos a que conozca las enseñanzas de Cristo Lisbet, para que pueda comprender el orden perfecto establecido por Dios donde tanto el hombre como la mujer son uno funcionando en una perfecta unidad indivisible y eterna. Para que se libere del yugo egoísta y malsano, en el cual ha estado sometido al machismo y la misoginia que han traído, dolor, maltrato y división en los matrimonios.