Welcome! - Bem-vindo! - Benvenuti! -

Videos Destacados:

Falsos profetas y falsos cristos, la paranoia del sistema religioso

Inicialmente veamos qué significa:

PARANOIA: Enfermedad mental que se caracteriza por la aparición de ideas fijas, obsesivas y absurdas, basadas en hechos falsos o infundados, junto a una personalidad bien conservada, sin pérdida de la conciencia ni alucinaciones.

El siglo XXI será recordado como la etapa en que Cristo se manifestó por segunda vez. Hoy está presente en medio nuestro. Cristo es una mujer, su nombre es Lisbet, la esposa de Dios Melquisedec.

Pero es muy frecuente ver a las personas contaminadas por la religión usar pasajes bíblicos, para decir que Ella es un falso Cristo, como por ejemplo:

Mateo 24:23-24:

23 Entonces, si alguien les dice a ustedes: “¡Miren, aquí está el Cristo!” o “¡Allí está!”, no lo crean.

24 Porque surgirán falsos Cristos y falsos profetas que harán grandes señales y milagros para engañar, de ser posible, aún a los elegidos.

La ignorancia tiene dos presentaciones. La primera podríamos denominarla como una ignorancia sana, que hace referencia al desconocimiento natural que se pueda tener de algo,  que una vez se conoce el individuo lo entiende y lo acepta. Hay otro tipo de ignorancia, esta se puede calificar como ignorancia necia, es típica de los religiosos, que rechazan cualquier planteamiento diferente a lo que para ellos es una verdad tradicional; carecen de todo tipo de razonamiento y análisis. Son burdos y torpes, no disciernen la gloriosa espiritualidad de la letra, solo entienden lo que sus ventrudos líderes les han inoculado y lo repiten como loros inconscientes. Resulta muy interesante ver que en el mismo capítulo 24 de Mateo, se encuentra la fórmula para identificar al Cristo verdadero, leamos:

Mateo 24:26-28:

26 Por eso, si les dicen: “¡Miren que está en el desierto!”, no salgan; o: “¡Miren que está en la casa!”, no lo crean.

27 Porque así como el relámpago que sale del oriente se ve hasta en el occidente, así será la venida del Hijo del hombre.

28 Donde esté el cadáver, allí se reunirán los buitres.

Estos versos están llenos de revelaciones.

Para poderlos comprender, debemos ante todo acudir a las enseñanzas de Cristo Lisbet. Ella nos ha dicho que la Biblia es un libro de figuras, las cuales deben ser explicadas por Cristo personalmente. Entremos a analizar su contenido:

Los versos 26 y 27, nos dan las coordenadas para ubicar al Cristo.

Primeramente nos habla de Cristo, como el hijo del hombre. Ese punto es clave, pues de plano detalla que Cristo no vendría volando en medio de las nubes. El ‘hijo del hombre’ nos indica que Cristo tendría una manifestación totalmente humana de engendramiento y parto.

Los conceptos Oriente y Occidente, se relacionan con las dos dispensaciones en las cuales esa persona debe haber hecho presencia. Lisbet, se manifestó en la anterior dispensación (Oriente) y se ve hasta el día de hoy (Occidente), es Cristo. Cuando leemos el verso 27 de la versión Nueva Traducción Viviente, encontramos un par de términos muy interesantes.

27 Pues, así como el relámpago destella en el oriente y brilla en el occidente

La palabra relámpago, hace referencia a la persona de Cristo Lisbet. Ahora veamos el significado de los verbos:

Destellar: Despedir rayos, ráfagas de luz o chispazos de forma generalmente intensa y breve.  

Brillar: Resplandecer, despedir rayos de luz propia o reflejada. Lucir o sobresalir en alguna cosa.

Ella  destelló en la anterior dispensación, esto implica que hizo su aparición, pero ha sido en ésta donde ha brillado como el Cristo.

Ahora bien, cuando leemos el verso 28, identificamos la condición más importante que debe tener ese personaje:

28 Donde esté el cadáver, allí se reunirán los buitres.

Cristo Lisbet ha muerto a la mente pecaminosa carnal, venció al diablo y a la muerte. Ella es la primera de las primicias en la resurrección.

Su presencia como luz en medio de las tinieblas es lo que comprueba que todo el sistema religioso se ha quedado en la letra y asumido interpretaciones que no les correspondía a ellos presentar o enseñar. Sólo Cristo Lisbet es la única que puede mostrar el contenido espiritual de estas palabras que sin Ella, tienen al mundo confundido y sin poder ver a Dios. Hoy, el verdadero Cristo es quien identifica quienes son los falsos cristos y les dice a las ovejas, que no deben seguirlos pues no han sido constituidos por Ella, son unos ventrudos y obreros fraudulentos que se aprovechan de los que buscan a Dios.

Conozca más de estas maravillosas verdades, visitandonos en:

www.cristoesunamujer.com